Las manos de Milan Kundera.