El libro de Monelle, Marcel Schwob (Nostromo)

«Para imaginar un nuevo arte hay que destrozar el arte viejo. Y así el nuevo arte parece una especie de iconoclasia.
Pues toda construcción está hecha de ruinas y no hay nada nuevo en este mundo sino las formas. Pero hay que destruir las formas. 
Y agregó Monelle: Te hablaré de la formación.
El mismo deseo de lo nuevo no es más que la apetencia del alma que desea formarse.
Y las almas desechan las formas antiguas, así como las serpientes sus viejas pieles.
Y los pacientes coleccionistas de viejas pieles de serpiente entristecen a las serpientes jóvenes porque tienen sobre ellas un poder mágico.
Pues aquél que posee las viejas pieles de serpiente impide la transformación de las serpientes jóvenes.
He aquí por qué las serpientes desnudan su cuerpo en el verde sendero de una espesura profunda; y una vez al año, las jóvenes se reúnen en círculo para quemar las viejas pieles.
Sé, pues, semejante a las estaciones destructoras y formadoras.
Construye tu propia casa y quémala con tus manos. No arrojes escombros detrás de ti: que cada uno se sirva de sus propias ruinas.»