Anouk Aimée y Tulipe, por Émile Savitry