Confesiones, Marina Tsvetáieva (Galaxia Gutemberg)

Por qué la gente (los hombres) no me amaban

Porque no amaba a la gente.
Porque no amaba a los hombres.
Porque en vez de a los hombres, amaba las almas.
En vez de a la gente, alrededor, arriba, abajo.
Porque daba en demasía.
Porque exigía demasiado poco.
No exigía nada.
Esperaba demasiado (todo) – y no para mí.
Esperaba demasiado pacientemente (cuando no venían).
Nunca me defendía.
Siempre perdonaba.