Cuando el cine no es documento, es sueño. Por eso Tarkovski es el más grande de todos. Se mueve con naturalidad absoluta en el espacio de los sueños: él no explica y además, ¿qué iba a explicar? Es un visionario que ha conseguido poner en escena sus visiones en el más pesado, pero también en el más solícito de todos los medios. Yo me he pasado la vida golpeando a la puerta de este espacio donde él se mueve como pez en el agua.

––Ingmar Bergman