El último verano de Klingsor, Herman Hesse (Seix barral)


La magia deshace las ilusiones. La magia puede con la peor de las ilusiones, esa a la que llamamos “tiempo”
- ¿El arte no hace lo mismo?
- Lo intenta. ¿A ti te basta con el julio pintado que guardas en tus carpetas? ¿Has suprimido el tiempo? ¿No tienes miedo del otoño, del invierno?
Klingsor empezó a jugar con las botellas vacías, las colocó en círculo sobre la mesa.
- Estos son nuestros cañones – exclamó – con estos cañones destruimos el tiempo, destruimos la muerte y la desdicha. También he disparado a la muerte con colores.