La gaya ciencia, Friedrich Nietzsche (Gradifco)

- Todo aquí es arrogancia, inquietud, contradicción, como un tiempo de abril.
- La filosofía es este arte de la transfiguración.
- Vivir significa estar siempre convirtiendo en luz y en llama todo lo que somos, e igualmente todo lo que nos afecta; no podríamos, en modo alguno, hacer otra cosa.
- Sólo el gran dolor, ese dolor prolongado y lento que se lleva su tiempo (...) Nos obliga a descender a nuestro último abismo, a despojarnos de toda confianza, de toda benevolencia, de todo ocultamiento, de toda vanidad, de toda solución a medias, donde quizás habíamos colocado antes nuestra humanidad.
- Vale la pena vivir, esta vida tiene un significado, ¡fijese que hay algo detrás de ella y debajo de ella!
- Si no hubiésemos admitido las artes e inventado esa especie de culto a lo no verdadero, no podríamos soportar la capacidad que nos proporciona ahora la ciencia de extender el espíritu universal de la no verdad y de la mentira.
- El conocimiento no es mas que un medio. 
- Las consideraciones místicas son consideradas profundas. La verdad es que no son ni siquiera superficiales.
- Cada virtud tiene su momento.
- Los pensamientos son las sombras de nuestros sentimientos, siempre son más oscuros, más vacíos, más simples que éstos.
- Quien sabe que es profundo se esfuerza por ser transparente; quien quiere parecer profundo a los ojos de la multitud se esfuerza en ser oscuro.
- Reír significa regocijarse de un prejuicio, pero con la conciencia tranquila.
- Soñar. Apenas soñamos, a no ser que soñemos cosas interesantes. Hay que aprender a estar despierto igual a no estar despierto si no es un modo interesante.
- Nada es tan necesario como la verdad.
- El problema de la conciencia es cuando nos damos cuenta de en qué medida podríamos escapar de ella.