Los reconocimientos, William Gaddis (Sexto piso)

– (...) ¿Qué es? ¿Qué es lo que quieren de un hombre que no hayan sacado de su obra? ¿Qué es lo que esperan? ¿Qué queda de él cuando ha hecho su obra? ¿Qué es cualquier artista sino las heces de su obra, los escombros humanos que la obra arrastra consigo? ¿Qué queda del hombre cuando la obra está acabada sino escombros de disculpa?
– Wyatt, esas ideas románticas..
– Sí, románticas, escucha... ¡Los románticos! Se casan con una vaca y toda clase de comodidades, y enseguida sus payasadas revelan lo que habría sido fatal en la obra, por obvio, quiero decir. No, aquí, aquí mismo en el mundo es la competencia lo que se recompensa con finales románticos, y los románticos luchan por la competencia, algo que comer y dinero para volver a casa... Fíjate en la mujer del dentista, es una belleza. Quién es el íntimo de una santa, es su confesor jesuita, y los románticos acaban de anacoretas en el desierto.