Jardín de canal - Praga en el sueño, Jaroslav Seifert (Icaria)

Tuve suerte. Con la mano en la mano
bailaban alegres las parejas
sobre la hierba, en torno a los árboles.
Solo una vez en la vida encontré a esa muchacha.

Con una sonrisa me invitaba a sus rodillas
como lo hace la gente
a veces, cuando cree
que las palabras serían atrevidas.
Acto seguido disminuyó el paso
para que la alcanzara.

Adonde fuera que me llevara
iría encantado.
Hasta por las peñas, donde crece solo la flor de azufre
y está ya cerca del cráter.

Pero conmigo no quería ir tan lejos.
Y temblaba
como si la hubiera tocado la muerte.

Dame, por lo menos, la mano. Adiós.
Vaciló un momento,
pero al despedirse
en mis sorprendidos labios
hundió la boca como una garra de tigre.