Quién soy yo, Bohumil Hrabal (Destino)

«(...) y es que mi vida, en apariencia aburrida y corriente, contiene en el fondo bastante dramatismo.»

«Me preocupa tanto forjarme a mí mismo, mis íntimos me crean tantos problemas que no me queda tiempo de pensar en ningún cambio político; hasta el punto de que ignoro de qué hablan los que desean un cambio político, tan ocupado estoy en cambiarme a mí mismo.»

«Y de tanto escuchar a los demás me di cuenta de que mis mayores secretos, las cosas más terribles, los momentos de más intensa soledad y de más tierna intimidad no eran mi enfermedad secreta, sino que también los demás sufrían del mismo mal, aún más desgarrador; que las mismas descargas que a mí me mortifican oscilan en cada miembro de la comunidad, por más numerosa que sea, y es que habiendo escuchado tantas confesiones en labios de otros empecé a creer que lo que a ellos les sucedía en realidad me había ocurrido a mí, y convertí sus experiencias en mías.»

«La belleza de escribir está en que nadie te obliga a hacerlo.»

«Un escritor, y parece ser que es lo que yo soy, tiene que tratar sus textos despiadadamente, al fin y al cabo tengo ante mí proyectos más interesantes que los que acabo de abandonar; un escritor ha de tener coraje e ir más allá, allí dónde tiene miedo de ir, donde no le espera nadie, donde el presente es inexistente, el pasado amenazador y el futuro tan, pero tan previsible, como me lo enseñó mi querido György Lukács...»

«(...) ser provocador e inocente al mismo tiempo.»